La interactividad: el elemento esencial

Cuando disertamos en torno a las actividades formativas online saltan al ruedo varias preocupaciones entre los facilitadores, pero una de las más destacadas es cómo lograr la interactividad.

La interactividad implica echar mano de diversas estrategias para que el estudiante se relacione con el entorno de aprendizaje. El entorno incluye el material, los aprendices, el instructor, los contenidos Un curso online no es un repositorio de materiales de estudio que los estudiantes deben «clicar» para registrar que han sido revisados. Sin duda, un curso piede incluir lecturas, bajo la forma de archivos descargables y como textos dentro de las lecciones.

Con el formato de contenido video ha ocurrido un fenómeno que vale la pena evaluar. Hay quienes piensan que los videos pregrabados o las transmisiones en directo son la única manera de entregar contenidos de manera efectiva. Tiene un enorme potencial. Esto es innegable. No obstante, aunque el video es un formato de contenido altamente valorado, sobre todo por la generaciones más jóvenes, no hay que abusar de su uso.

Un curso online debe mirar en diferentes direcciones desde el momento de su concepción y aprovechar las oportunidades de interacción posibles entre el material de estudio y el alumno, entre el docente y el alumno y entre los alumnos en sí, de ser posible.

EducamediaLab

Anterior

Doka

Siguiente

III Encuentro de Docentes: exposición Antonio Delgado Pérez

Deja tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *